91 408 11 57 / 674 397 615 / 674 397 616 / 674 397 617 info@gestoriarp.es
Seleccionar página

KAFALA

ADOPCIÓN EN MARRUECOS: ley de adopción para reconocer la tutela islámica

 

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, trata así de que 58 familias españolas con huérfanos marroquíes asignados desde hace meses puedan sacarlos del país

  • Marruecos cierra las adopciones internacionales
  • Seis ONG de Marruecos exigen que los españoles puedan de nuevo adoptar

 

El Gobierno español ha ofrecido al marroquí cambiar la ley de adopción internacional, de diciembre de 2007, para resolver el problema de 58 familias españolas a las que los orfanatos marroquíes asignaron niños, a veces hace más de un año, pero a los que el Ejecutivo islamista de Rabat pone nuevas exigencias, de muy difícil cumplimiento, para que puedan concluir el proceso.

La ‘kafala’ obliga a los tutores a mantener la filiación del niño, su religión musulmana y su nacionalidad

El clima está enrarecido en Marruecos. Algunos diarios acusan a los extranjeros de “comprar niños” sin aportar la menor prueba. Un juez de Agadir se ha extralimitado exigiendo que los futuros tutores pasen un examen teológico para demostrar que poseen conocimientos suficientes del islam para poder educar a los niños en esa religión. Las familias españolas han sido suspendidas.
Convencidas de que solo el rey Mohamed VI puede sacarlas de este trance 40 familias, en su mayoría españolas, pero también francesas, suizas, canadienses, estadounidenses, mandaron a fin de año al monarca una emotiva carta en la que le “imploran” para que “interceda” ante su Gobierno y que la circular de Ramid no se aplique retroactivamente.
Una copia de esta misiva fue también enviada al Rey de España con la esperanza de que, durante la visita que tenía prevista a Marruecos a principios de marzo, sugiera a su “sobrino”, como llama cariñosamente al soberano alauí, la búsqueda de una solución que alivie el drama que viven las familias españolas. Los problemas de salud de don Juan Carlos pueden, sin embargo, provocar la cancelación del viaje y sumir aún más a las familias en el abatimiento.